Festival de Jazz de Colmenarejo «Larry Martin»- Crónica Edición 2024

En la edición del 2024 el Festival de Jazz de Colmenarejo tuvo por objetivo la incitación a reflexionar sobre la importancia del entendimiento entre los pueblos y sus culturas. La gravedad de la situación bélica y de confrontación en el mundo invitaba, a la hora de programar este festival, a tener esta cuestión como nexo de unión entre los conciertos. Sobre todo por el valor de la música como lugar de encuentro.
En las músicas tradicionales se hizo especialmente sencillo el reconocimiento de los elementos comunes. Yéndonos a los orígenes, cada cultura expresa sus valores primarios y, puesto que todas las personas estamos hechas de la misma materia, es fácil llegar al entendimiento. Por ese motivo, el festival del 2024 buscó propuestas que fueran ejemplo de cómo tomando la música tradicional como punto de partida se puede mezclar esta con la sonoridad jazzística para dar resultados maravillosos. El jazz da cabida a múltiples estilos y tradiciones y es, precisamente, este valor integrador el que se quiso destacar ese año. 

EL FESTIVAL EN IMÁGENES

Un año más el Festival de Jazz se demuestra como el programa cultural por excelencia del municipio. Este año 2024 el Festival de Jazz de Colmenarejo tenía por objetivo la incitación a reflexionar sobre la importancia del entendimiento entre los pueblos y sus culturas. La gravedad de la situación bélica y de confrontación en el mundo invitaba a tener esta cuestión como nexo de unión entre los conciertos. Sobre todo por el valor de la música como lugar de encuentro.
A continuación avanzamos una breve reseña de los conciertos principales nos puede dar idea de lo vivido estos días:
La inauguración corrió a cargo de la propuesta de JUAN PEÑALOZA ENSAMBLE,  resultó un éxito y fue una delicia para el público asistente que aplaudió entusiasmado. Una diversidad en el repertorio con arreglos de temas de tango, cacharera, zamba, chorinho y candombe, más temas propios nos hicieron viajar y dejar palpable que en la libertad del jazz todas las músicas y, por tanto, todas las culturas caben.
Estuvo acompañado de Lisandro Mansilla (Saxo tenor, Saxo Soprano, Voz y percusión), Fernando Lupano (Contrabajo), Gonzalo Maestre (Batería y bombo legüero), y como músico invitado Luis Caruana al Bandoneón.
El siguiente día, sábado 18 mayo, fue el turno de JAVIER RUIBAL, en cuyo concierto las entradas se agotaron. Un gran músico en la programación del Festival de este año, y como tal lo han reconocidos nuestros vecinos. Muchos son los premios que este músico ha cosechado, como el Premio Nacional de las Músicas Actuales o el Goya a Mejor Canción, además es uno de los artistas más queridos y prescritos en la profesión, y desde el pasado 2 de mayo es académico de número de la Real Academia Provincial de Bellas Artes de Cádiz.
Dio un concierto generoso, de dos horas de duración, acompañado de una banda de jóvenes y grandes músicos: en la batería, percusiones y programaciones Javi Ruibal; al piano Manu Sánchez; guitarras y bajo José Recacha; y vientos Joaquín Sánchez. Impresionante calidad para celebrar el 30 aniversario del mítico disco Pensión Triana.
 El viernes siguiente, la propuesta corría a cargo de MAGALÍ SARE Y MANEL FORTIÀ, dos jóvenes músicos catalanes pero con gran trayectoria. Su concierto fue un auténtico capricho de juegos y de idas y vueltas. Nos presentaron su último disco “reTORNAR”  que nos ofrece un repaso de diferentes canciones latinoamericanas y catalanas conocidas y difíciles de reconocer al principio. Desde una perspectiva abierta, fusionando diferentes estilos y ofreciendo al ritmo un papel protagonista, Magalí y Manel nos mostraron su enorme potencial.
En este caso sí que quedó más que evidente la posibilidad que nos ofrece la música y el jazz en particular de aunar, dar cabida, reconciliar y entremezclar las culturas y tradiciones: nos cantaron una canción catalana tradicional a ritmo de soleá, un tango tomando la maneras de la ranchera mejicana, etc. Una locura de la que daba gusto participar.
Por último, el concierto de REBECA RODS & BLACK LIGHT GOSPEL CHOIR fue un excelente final a los conciertos de sala. Esta formación fue elegida al ser coro referente en el panorama nacional del Góspel desde hace más de una década. Compuesto por grandes voces de artistas nacionales e internacionales, Black Light Gospel Choir posee en su repertorio desde los tradicionales espirituales negros más conocidos hasta el góspel más actual y moderno. Para el concierto en Colmenarejo tuvimos al piano a Daniel Bilanin; al bajo a Daniel Moreno; la batería de Daniel Morales y la guitarra de Víctor del Nogal. En el coro acompañando a Rebeca Rods, las sopranos Mónica Ramos y Ruth Guerrero; la alto Esperanza Martín, y el tenor David Mashadi.
Además Rebeca había impartido una master class, dentro de la programación del Festival de Jazz, el fin de semana anterior, por lo que en los últimos temas participaron algunos de los alumnos. Esto supuso una verdadera fiesta de voces y energía desbordante que contagió al público.
 Por otra parte, la programación de los domingos 12 y 19 de mayo se hicieron dos conciertos de calle dando lugar a dos jornadas abiertas al público para invitar a todas las personas a aproximarse a la música jazz.
El domingo 12 de mayo fue el turno de la DIXIE BAND DE VILLANUEVA DE LA CAÑADA. El grupo Dixie de la EMMD de Villanueva de la Cañada ofreció un concierto en el que buscaba trasladar a los asistentes al Nueva Orleans de comienzos de s. XX. Un repertorio basado en los temas más representativos del jazz tradicional con improvisaciones de los miembros de la banda buscando mantener el estilo de la época.
El domingo 19 de mayo se dio una actuación preciosa donde intervinieron los coros de la localidad que fueron muy aplaudidos por los visitantes que se sorprendieron de la convivencia de dos coros en una población relativamente pequeña.
Intervino en primer lugar el CORO LAS VEREDAS con un repertorio de jazz y góspel a cargo del grupo coral y de varios solistas. A continuación intervino el CORO DEL CAMINO REAL dejando claro su nivel de calidad en la música polifónica. Canciones como Happy Day, Deep river, Yes my lord o La batalla de Jericó estuvieron en el repertorio.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad